Atencion caballeros:Vasectomia práctica anticonceptiva masculina que es tabú pero crece en México,Brasil y ojala en Colombia

Más jóvenes mexicanos de 19 y 20 años recurren a la vasectomía para alejarse de la paternidad, mientras los brasileños ‘más maduros’ la utilizan como un método anticonceptivo que contribuye al cuidado de la pareja. Te contamos qué sucede también en Argentina, donde las mujeres continúan exponiendo su cuerpo por la planificación familiar.

El urólogo y andrólogo Miguel Maldonado, adscrito al Hospital General de México dijo a Sputnik que cada vez son más presentes en los consultorios aquellos jóvenes que no han tenido hijos para solicitar una vasectomía.

La “situación que prevalece en el mundo”, “la sobrepoblación mundial”, la “cuestión ecológica”, el “costo de mantener un hijo” o el “traerlos al mundo para sufrir” son algunas de las cuestiones que preocupan a los jóvenes mexicanos que buscan evitar la paternidad.

“La perspectiva de ellos es muy distinta, es como una corriente de jóvenes que no quieren tener hijos, incluso algunos de ellos prefieren tener mascotas que tener familia”, comentó Maldonado.

Ante esta situación y como un proceder particular, el urólogo trata de desalentarnos y pospone la solicitud con la idea de que mediten mejor esta decisión. “Pero no falta quien en la práctica privada acepta realizarla”, indicó este cirujano.

“Ya he operado algunos que se han sometido a vasectomía sin tener hijos y luego se arrepienten”, agregó el doctor.

No obstante, la problemática mexicana es más compleja. La vasectomía es un método de planificación familiar masculino que siempre se ha considerado como definitivo, aunque independiente de la técnica que se utilice la operación siempre se puede revertir.

Maldonado es especialista en ‘vasectomía reversible‘, una técnica que devuelve la fertilidad a quienes en su momento decidieron alejarse de la paternidad. Sin embargo en general el procedimiento es considerado irreversible, “de tal forma que la mayoría de las veces está reservado para aquellos varones que ya tienen la paternidad satisfecha”, aclaró.

Vasectomía anticonceptiva: por él y por ella

En México sólo el 3% de las parejas solicitan la vasectomía como método de planificación familiar, según datos de la Dirección General de Salud Reproductiva.

El doctor Maldonado, que también ha realizado conferencias en Guatemala sobre el tema comentó que en este país centroamericano la situación es aún más desalentadora, ya que sólo el 0,7% de las parejas solicitaban esta técnica como anticonceptiva.

“Creo que es una cuestión realmente de idiosincrasia y de tabúes que existen con respecto a la vasectomía, los varones en pareja lo asocian a la impotencia, piensan que ya no tendrán erección, que pierden la sensación del orgasmo y hasta que no podrán eyacular”, comentó el urólogo.

“Pero todo esto es totalmente falso, es solo un mito”, aseguró Maldonado, quien se especializó en microcirugía e infertilidad masculina en el Hospital Presbiteriano de Nueva York.

El especialista explicó que, comparado con la ligadura de las trompas en la mujer, es 1.000 veces menos invasivo. Una vasectomía puede realizarse en un consultorio, con anestesia local y si el médico es experimentado, la técnica sin aguja y sin bisturí puede tardar un máximo de 20 minutos.

“Los hombres salen y se van a casa, las complicaciones son verdaderamente irrisorias y cuando existe alguna complicación suele ser algún hematoma o coágulo que no es nada grave ni pone en peligro la vida del paciente”, aseguró el doctor.

La vasectomía como tal consiste en cortar un segmento del conducto deferente, que es a través del cual viajan los espermatozoides desde el testículo pasando por el epidídimo que es donde maduran los espermatozoides y viajan hasta la uretra. Este conducto deferente es el que se corta y se liga en una intervención que suele ser un procedimiento ambulatorio.

Esto es posible generalmente gracias a dos técnicas: “la convencional” que se realiza con bisturí y otra que se ha hecho popular en los últimos 15 años es la conocida como “Fe de Lee”, creada por un médico chino con tres pinzas especiales diseñadas para este tipo de intervención.

Además el desarrollo instrumental en este campo ha dado con una técnica anestésica en la cual no se utiliza una aguja para hacer la inyección local de la lidocaína. En este caso se utiliza un dispositivo basado en un principio de inyección a presión que logra inyectar el anestésico a través de la piel.

“Este anestésico sale a tanta presión que logra penetrar seis milímetros a través de la epidermis, con unos seis disparos se logra dormir la zona. Lo cual es particularmente útil en pacientes que tienen fobias a las agujas”, explicó el cirujano.

Después del procedimiento es importante hacerle saber al paciente que debe seguir usando preservativo para no embarazar a la pareja porque sigue siendo fértil durante un número de eyaculaciones, habitualmente entre 20 y 30. También se puede realizar un análisis del semen para verificar la ausencia de espermatozoides.

“En México los médicos de familia pueden practicar esta técnica y es totalmente gratuita, además que existe un sistema de seguridad social que capacita a doctores generales para que se dediquen a esto exclusivamente y tienen bastante experiencia en ese sentido. Sin embargo no sucede lo mismo con la reversión”, indicó Maldonado.

De manera general en latinoamérica, la concepción de pareja hace que la mujer se vea obligada a exponer más su cuerpo para evitar el embarazo, ya sea con el uso de métodos invasivos de alto riesgo hasta pasar por el aborto, en el que prácticamente se pone en juego la vida.

Este urólogo con más de 25 años de experiencia en la medicina pública mexicana, afirma que lo que sucede en América Latina responde a una cuestión de idiosincracia y machismo, ya que todavía persisten estas ideas entre los hombres, aunque por suerte no en todos.

En Brasil, por ejemplo las estadísticas en vasectomía se han disparado en los últimos años. El avance, del 42% de 2011 a 2017, ocurrió tanto en el Sistema Único de Salud (SUS) como en la medicina privada, según publicó el diario brasileiro Folha de S.Paulo.

Sólo en SUS el número de procedimientos aumentó un 20%, pasando de unos 30.000 hasta alcanzar los 38.000 en este periodo. El número de operaciones en la salud pública superó el doble de la cifra inicial, con más de 21.000 vasectomizados.

En el caso de los brasileños la mayoría de los interesados están en el grupo de 35 a 39 años de edad, y antes de 2015, el rango de mayor demanda estaba entre los 30 y 35 años.

En la salud pública brasileña la vasectomía es de cobertura obligatoria desde 2008, por norma de la Agencia Nacional de Salud Suplementaria (ANS).

Las estadísticas brasileñas contrastan con los números en Argentina donde solo 142 hombres se sometieron a este procedimiento en 2017. Según datos de la revista Anfibia, en Argentina se hicieron 102 ligaduras de trompas por cada vasectomía. En total fueron 14.501 ligaduras contra 142 vasectomías.

Al parecer, la fertilidad de los argentinos es intocable y la concepción de planificación familiar son algo más que dividen las fronteras entre Argentina y Brasil.

Sputnik

170total visits,1visits today

Tagged with:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.