Por: Alberto Agámez B.

Agámez, sabemos que lo que tu hagas está bien hecho, pero tengo entendido que se invitan a los campeones mundiales colombianos, pero veo que tienes en la lista a Bernardo Caraballo. Estas palabras fueron de uno de los muchachos que estaba con nosotros en la organización de la 96 Convención de la WBA en Medellín 2017, tenía razón, habíamos hablado de llevar al evento a monarcas mundiales.
Cuando le explicamos que Bernardo Caraballo fue el más grande ídolo del boxeo colombiano, solo se limitó a decir: Yo sabía que si estaba ahí es porque se lo merece.


No vamos a escribir de las grandes peleas de Bernardo, ni de su lugar y fecha de nacimiento, de eso, hay bastante información en revistas y periódicos, por eso hoy, día de su muerte, queremos escribir de su estilo de vida, anécdotas y lo que representó para el boxeo colombiano, un deportista que en la época en donde solo habían pocas emisoras en AM, se dio el lujo de llenar cada uno de los escenarios donde se presentó, fue ídolo, un verdadero ídolo al que se le festejaba sus excentricidades , que marcó hitos como el de su bata de tigre, con la cual subía al ring desde el momento en que, Marcos Hernández, gerente de Ramarbe, una agencia de viajes donde Bernardo reclamaba los tiquetes cuando viajaba, se la regaló. “Sobre esa bata se dicen muchas cosas, pero la verdad es que me la regaló Marcos Hernández y desde entonces me acompaña y aun después de retirado la conservo”, nos dijo Benny cuando lo invitamos a un programa en Telecaribe.


Cuando Gilberto Mendoza, presidente de la WBA nos dio la potestad de hacer la lista de los invitados colombianos, Bernardo Caraballo lo coloqué después de Antonio Cervantes, así de grande consideramos que fue El Venao. Ambos fueron mis ídolos, Caraballo desde antes de que me llevaran a estudiar a Cartagena en 1970, porque veía como organizaban paseos en uno de los pocos buses que había en San Onofre para ir a Cartagena a ver pelear a un boxeador exquisito del que hablaban bellezas cuando regresaban al pueblo, luego lo vi pelear y entrenar en La Caldera del Diablo, un verdadero ídolo; y Pambele, creo que fue el ídolo de todos por las 21 peleas de campeonato mundial que realizó.


Se nos ha ido el hombre que dividió el boxeo colombiano en dos, antes y después de Bernardo Caraballo.
Caraballo era franco, excéntrico, por eso, en una oportunidad, Napoleón Perea(QEPD) lo entrevistaba y le preguntó:
¿Bernardo, el boxeador le tiene miedo a otro boxeador?
Claro, imagínate que yo pelee con Chartai Chionoi en Tilandia y le di un paseo, los periodistas decían que yo era el Rey de las Cuerdas, al día siguiente, Socrates me dice que firmó la revancha por el doble del dinero que me había ganado y entonces le grité, ¡No Joda!, con ese vas a pelear tú, imagínate Napo, yo le gané, pero ese hombre me metió unas manos que todavía me duelen las costillas, le cogí miedo.
Así era Caraballo, franco
Adiós Bernardo, los que amamos el buen boxeo te vamos a extrañar y gracias por sacarnos una sonrisa, que va, carcajadas cuando tuvimos la oportunidad de compartir, seguro estamos que tu gracia la llevaras al cielo. Adiós Venano

Alberto Agámez B.

Fotos: Redes sociales

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.