Australia no adquirirá la vacuna contra el covid-19 elaborada por Johnson & Johnson debido a sus similitudes con la de la compañía anglo-sueca AstraZeneca, que no se recomienda suministrar a menores de 50 años, según lo declaró este lunes un portavoz del ministro de Salud, Greg Hunt, a The Guardian.

«Es una vacuna de adenovirus, el mismo tipo de vacuna que la de AstraZeneca», explicó el vocero. «El Gobierno no tiene la intención de comprar más vacunas de adenovirus en este momento», añadió el representante del ministerio.

El pasado jueves, el Gobierno del primer ministro Scott Morrison lanzó un aviso en el que advertía que la vacuna de AstraZeneca puede causar coágulos de sangre extremadamente raros y potencialmente mortales en personas menores de 50 años.

¿Qué ocurre?

El Gobierno cree que la vacuna de Johnson & Johnson podría generar el mismo problema de salud. De hecho, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) está revisando cuatro casos de coágulos de sangre raros en personas de EE.UU. que habían sido inoculadas con dicho fármaco, una de las cuales murió.

Asimismo, el antídoto de la multinacional estadounidense también tiene efectos secundarios que incluyen inflamación de los ganglios linfáticos como resultado de la creación de anticuerpos contra el nuevo coronavirus.

Desde el Partido Laborista Australiano (ALP, por sus siglas en inglés), han criticado al Gobierno de Morrison por anunciar la decisión sobre el fármaco de Johnson & Johnson a través del portavoz del ministro de Salud «sin ninguna explicación de antecedentes».

«Coyuntura crítica»

«Australia necesita más opciones de vacunas sobre la mesa», declaró Mark Butler, miembro del ALP, que aseguró que su país se encuentra en una «coyuntura crítica». «El primer ministro debe aclarar a las australianos cuál es el nuevo plan, cuáles son los nuevos plazos y objetivos», agregó.

De momento, el país oceánico ha asegurado 53,8 millones de dosis del fármaco de AstraZeneca, incluidos 50 millones que se producirán de manera local, que forman parte de su arsenal de 170 millones de dosis de vacunas contra la nueva enfermedad. 

El Ejecutivo australiano admitió que es posible que para finales de este año no todos los australianos estén vacunados, tal y como se habían propuesto. Por ello, ha adquirido 20 millones de dosis adicionales de la vacuna de Pfizer.

RT

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.