Mientras muchos paises carecen de falta de empleo,en Estados Unidos trabajo hay mucho pero mucha gente aprovechando los estimulos financieros no quieren trabajar,la industria hotelera en Orlando Florida zona de Disney World con millones de turistas al año esta hoy pagando a $ 17.00 la hora por limpieza de habitaciones,han organizado ferias de empleo y muy poca gente va,hoteles y restaurantes estan trabajando entre un 25 -35% de su capacidad por falta de personal.

EEUU registró en mayo el mayor crecimiento de la inflación en 13 años. Ante esta preocupante tendencia, la Reserva Federal (FED) sopesa recortar los estímulos introducidos para apoyar la economía en tiempos de pandemia. No obstante, EEUU no es el único que sufre de la drástica subida de precios.La inflación en mayo del 2021 alcanzó un 5% interanual, según recoge el Departamento de Trabajo de EEUU. La última vez que los estadounidenses vieron tal incremento en los precios al consumidor fue en vísperas de la fase aguda de la crisis crediticia, en agosto de 2008.La inflación subyacente —que excluye los precios de los combustibles y los alimentos por ser demasiado volátiles— alcanzó los 3,8%, lo que supone el mayor crecimiento desde junio de 1992. Los precios de los automóviles, muebles y electrodomésticos aumentaron con especial fuerza.Esta situación se vuelve más preocupante si se tiene en cuenta las decepcionantes cifras de crecimiento de empleo (unos 7,5 millones de puestos de trabajo por debajo de donde se estaba al inicio de la pandemia) y un déficit presupuestario que, según estimaciones, se ubicará en 17% en el año 2021 y alrededor del 8% el próximo.

La FED está «muy atenta a los riesgos»

La respuesta de la FED no se hizo esperar. En la reunión de marzo, la mayoría de los miembros no esperaban subir las tasas de interés hasta 2024, pero presionados por la preocupante tendencia han recapacitado. El pasado miércoles 16 de junio, aceleró su plazo para elevar las tasas de interés desde los niveles mínimos actuales. Los aumentos de las tasas pueden comenzar en el 2023.

También elevó drásticamente sus proyecciones de inflación para el año, a 3,4% desde su estimación anterior de 2,4%.El presidente de la FED, Jerome Powell, dijo a los reporteros que el banco central aún espera que el aumento de la inflación disminuya en los próximos meses, pero subrayó que estará observando los datos para ver si la situación se escapa de lo previsto.»De ninguna manera descartamos la posibilidad de que pueda resultar que esto dure más de lo esperado. Hay mucho por lo que estar preocupados. Estamos muy atentos a los riesgos», afirmó Powell.Una de las medidas a tomar podría ser la reducción de los estímulos económicos de la era COVID. En palabras del funcionario, la FED está sopesando cuándo retirar los 120.000 millones de dólares que el regulador está destinando mensualmente a la compra de bonos.

No obstante, Powell también trajo palabras de esperanza, como que la influencia de las vacunas contra el coronavirus «continuaría reduciendo los efectos» de la pandemia.»Es grandioso ver la reapertura de la economía y ver a la gente viviendo sus vidas nuevamente. ¿Quién no quiere ver eso?», apuntó.

Un problema que afecta a todos

A nivel internacional, el ritmo al que suben los precios en el mercado de alimentos sigue siendo sorprendente. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), los precios de los alimentos subieron un 40% interanual en mayo, la cifra más alta en una década.

Recientemente, llegaron números no menos impresionantes de China. Los precios del productor —los que salen de las fábricas, pero que aún no llegan a los consumidores— aumentaron un 9%. Por el momento, el índice de precios al consumidor chino sigue siendo bastante bajo gracias a que los minoristas tienen margen para retroceder y recortar costos, pero tarde o temprano los precios de fábrica llegarán a las tiendas y los bolsillos de los consumidores.Rusia vive una situación similar. La inflación en términos anuales ascendió al 6,2% en mayo, el máximo nivel desde octubre del 2016. Los alimentos mostraron un crecimiento incluso más alto, del 8,07%. Según el pronóstico a mediano plazo del Banco Central ruso, la inflación en el país para finales de 2021 puede ascender a los 4,7-5,2%.La inflación se disparó en México a un 6,05% anual, el doble de la meta de las autoridades monetarias (3,0%), y la más alta desde diciembre del 2017, según el informe publicado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Los precios de los energéticos y las tarifas autorizadas por el Gobierno registraron un notable incremento de 19,43% respecto al mismo periodo del año pasado.Argentina ha sufrido incluso más, con una inflación de 46,3% interanual en abril, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). El sector de alimentos y bebidas no alcohólicas, con una subida de 4,3% mensual, aportó la mayor incidencia sobre la variación mensual en todas las regiones del país.

Sputnik Mundo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.