Nueva polémica sobre Sanna Marin: dos amigas se sacaron una foto en topless en su residencia oficial.

La primera ministra de Finlandia zanjó el escándalo de sus vídeos de fiesta sometiéndose a un test de drogas y ahora enfrenta una nueva polémica por una fotografía de dos amigas suyas en Kesäranta.

La primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, enfrenta una nueva polémica tras difundirse este martes en las redes sociales una foto subida de tono de dos amigas suyas en Kesäranta, la residencia oficial de los jefes de Gobierno. En apenas una semana, la dirigente europea ha sido el blanco de la oposición por los distintos documentos gráficos que se han filtrado en lo que parece una campaña orquestada en su contra. Primero fue un vídeo de fiesta y ahora una fotografía de dos amigas suyas.

En la foto, subida al portal TikTok, aparecen dos mujeres jóvenes besándose con el torso casi desnudo y ocultando sus pechos con un letrero donde pone «Finland», con un fondo azul muy similar al que utiliza Marin en algunas ruedas de prensa oficiales.

La mandataria finlandesa admitió este martes a los periodistas que la imagen está tomada en Kesäranta y que las dos jóvenes de la foto son amigas suyas, aunque pidió perdón por la instantánea. «Creo que esa foto no es apropiada, me disculpo por ello. No deberían haber tomado esa foto, pero por lo demás no ocurrió nada extraordinario durante aquella noche», dijo Marin a la prensa.

La primera ministra afirmó que las dos jóvenes formaban parte de un grupo de amigos a los que invitó a la residencia oficial el pasado 9 de julio, después asistir a un festival de rock en el que le tomaron una foto en chaqueta de cuero y «shorts» vaqueros que dio la vuelta al mundo. «Tomamos una sauna, fuimos a nadar y estuvimos en el jardín, pero no entramos al edificio principal. Sólo usamos los aseos para invitados de la planta baja, que es donde al parecer se tomó esa foto», dijo.

Según Marin, se trató de la única fiesta privada que ha organizado en Kesäranta durante sus vacaciones y no supuso ningún tipo de amenaza para la seguridad, ya que las puertas de la residencia estaban cerradas con llave y todas las instalaciones estaban vigiladas.

Esta nueva polémica llega pocas horas después de que Marin, de 36 años, acallase los rumores de que había consumido estupefacientes en otra fiesta, al presentar este lunes un test de drogas negativo.

La mandataria finlandesa saltó a los titulares de medios de todo el mundo la semana pasada, tras filtrarse un vídeo en el que aparece cantando y bailando en un domicilio privado con un grupo de amigos, con quien después se fue a un conocido club nocturno de Helsinki.

Debate

Moraleja » En rumbas y Programitas no hay lealtad de amistades»

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.