Militares ucranianos (archivo) - Sputnik Mundo, 1920, 30.08.2022
MOSCÚ (Sputnik) — El Ejército de Ucrania perdió 1.700 militares en dos días al intentar reanudar su ofensiva en varias direcciones en las provincias de Nikoláev y Krivói Rog, comunicó el Ministerio de Defensa de Rusia.
«En dos días de infructuosos ataques lanzados en varias direcciones en las provincias de Nikoláev y Krivói Rog, el Ejército ucraniano perdió más de 1.700 soldados, así como dos aviones Su-25, un Su-24 y un MiG-29, tres helicópteros Mi-8, 63 tanques, 59 vehículos de combate de infantería, 48 vehículos de combate de otros tipos y 14 automóviles armados con ametralladoras pesadas», detalló el ente militar.
Además, informó que en las cercanías de la localidad de Sujói Stavok fue aniquilada la 57 Brigada de Infantería Motorizada del Ejército ucraniano. En estos momentos las fuerzas rusas están eliminando los remanentes de esa brigada.
Según las conclusiones del Ministerio de Defensa ruso, el nuevo intento de Kiev de lanzar una contraofensiva fracasó.
«El intento del régimen del presidente Zelenski de reanudar la contraofensiva en las provincias de Nikoláev y Krivói Rog y en otras direcciones fracasó. El enemigo sufrió fuertes bajas al atacar infructuosamente las localidades de Arjánguelskoye, Olguino y Ternovie Podi», relató el Ministerio de Defensa.
Rusia continúa desde el 24 de febrero pasado una operación militar especial en Ucrania alegando que las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, previamente reconocidas por Moscú como Estados soberanos, necesitaban ayuda frente, como lo denunciaban, genocidio por parte de Kiev.
Las Fuerzas Armadas de Ucrania intentaron avanzar en el sur del país desde las ciudades de Nikoláyev y Krivói Rog, informa el Ministerio de Defensa ruso. Agregan que durante la fracasada ofensiva perdieron cerca de 1.200 uniformados.
«Como resultado de la derrota de la ofensiva ucraniana llevada a cabo por orden personal del [presidente ucraniano Volodímir] Zelenski desde NikoláyevKrivói Rog y otras direcciones, el enemigo sufrió pérdidas a gran escala. Las efectivas medidas del grupo de tropas rusas destruyeron 48 tanques, 46 vehículos de infantería, otros 37 vehículos blindados, 8 camionetas con ametralladoras pesadas y más de 1.200 militares ucranianos en un día», revela el informe de la Defensa rusa.
En particular, fueron derrotadas las unidades de la 128ª Brigada de Asalto de Montaña de las Fuerzas Armadas ucranianas trasladadas desde el oeste de Ucrania para participar en la operación, añaden desde el Ministerio.
El 29 de agosto en los medios de comunicación ucranianos y las redes sociales apareció información sobre la ofensiva de las Fuerzas Armadas de Ucrania en varias direcciones. Más tarde en la noche, los militares rusos confirmaron el intento de ofensiva de las Fuerzas ucranianas en tres direcciones en las regiones de Nikoláyev y Jersón. El intento «fracasó estrepitosamente», resumió el Ministerio de Defensa.
Anteriormente, el Ministerio de Defensa de Rusia informó que las tropas de Ucrania intentaron una ofensiva en las regiones de Nikoláyev y Jersón en tres frentes. Las pérdidas de la parte ucraniana ascendieron a más de 560 soldados.
Las repúblicas de Donetsk y Lugansk, reconocidas previamente por Moscú, solicitaron ayuda a Rusia para defenderse de los ataques intensos de las tropas ucranianas. El 24 de febrero, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, en respuesta a esta solicitud decidió lanzar una operación especial militar. Según el Kremlin, los objetivos de la operación especial son «desmilitarizar y desnazificar» Ucrania.

Rusia está desmilitarizando a Ucrania, a la OTAN, y desmoralizando más ejércitos enemigos europeos

Es la consecuencia de la participación de la OTAN –y demás países que no la integran– en la misión de desmilitarización y desnazificación de Rusia en Ucrania. Y es que, pese a todo el apoyo que recibe Ucrania, Rusia está logrando desmilitarizarlos a todos, al quedarse esos países casi sin existencias de armas, según el analista Fernando Moragón.

Objetivos de la misión especial

«Hay que tener en cuenta lo que dijo Putin al principio en referencia a esta operación. Dijo que tenía tres grandes objetivos: uno, desmilitarizar; dos, desnazificar; y tres, liberar al Donbás. Y esto es importante: el objetivo de ganar terreno fuera del Donbás es ‘como consecuencia de’. Pero sobre todo, hay que desmilitarizar. Y lo que está haciendo ahora el Ejército ruso desmilitarizar de una manera brutal, están machacando a las tropas ucranianas», señala Moragón.
El analista explica que se trata de una desmilitarización que tiene lugar pese al suministro ingente de armamentos de todo tipo y calibre a Ucrania por parte de Occidente. «Es que también está desmilitarizando a la OTAN, porque todo lo que va a Ucrania acaba, o destruido, o en manos rusas, o en el mercado negro por la corrupción de los ucranianos y acaba en Oriente Medio, o por ahí».
En este contexto, días pasados la ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, declaró en una entrevista que concedió al medio ZDF, que las entregas de armas desde Alemania a Ucrania caminan por una «línea muy fina». «Desafortunadamente, la situación aquí es tal que tenemos déficits absolutos en nuestras propias existencias», declaró Baerbock en referencia a la situación armamentística de su país.
«De hecho, analistas occidentales ‘nada sospechosos’ –en el sentido de que no son rusos, ni nada que se le parezca– como Scott Ritter [un exagente de inteligencia de EEUU], quien decía que ahora mismo lo que está consiguiendo Rusia, no sólo es desmilitarizar –desmilitarizar es acabar con el Ejército enemigo– a Ucrania, sino que está acabando indirectamente con los Ejércitos enemigos europeos, porque no tienen capacidad», explica Moragón.

El conflicto

Según el experto, «hemos vuelto a una guerra típicamente terrestre y que no tiene nada que ver con la guerra de los norteamericanos de Irak o de Afganistán, contra Ejércitos, por decirlo suavemente, de tercera fila. En el caso de los talibanes, no eran ni siquiera un Ejército, eran una milicia y gracias. Es que el Ejército ucraniano alimentado, armado, financiado, instruido por la OTAN durante ocho años, era según casi todos los analistas, si quitamos a Rusia, el segundo o tercer Ejército de Europa. Es decir, los rusos se enfrentan a un Ejército de los más potentes de los europeos, y lo están destrozando».
Moragón llama la atención a que Scott Ritter sostiene que el Ejército ucraniano ha sido entrenado por la OTAN mas de 250.000 soldados desde el 2014.
En este sentido, Moragón observa que «ahora mismo el Ejército ucraniano parece ser que está compuesto por unos 700.000 hombres, mientras que el Ejército de los aliados, unos 200.000. Es decir, un Ejército mucho más pequeño está destrozando a uno mayor que cuenta con todo el apoyo de la OTAN. Porque esa es otra: Rusia no está luchando contra Ucrania. No. Está luchando contra la OTAN, porque todos los países de la OTAN, no sólo están mandándoles armas, no sólo financiándoles –ahora mismo sin el dinero de la OTAN, Ucrania es un Estado quebrado sostenido artificialmente también por la Unión Europea–, [sino también] inteligencia, todo tipo de implicaciones militares, con lo cual Rusia está derrotando a la OTAN», concluye Fernando Moragón.
Sputnik Mundo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.