Teniendo en cuenta la temporada invernal que vive el país y el llamado de las autoridades sobre la presencia de las enfermedades respiratorias, es momento de llamar la atención sobre la diferencia que existe entre este tipo de enfermedades y el Virus Sincitial Respiratorio, una infección viral del tracto respiratorio inferior, que presenta síntomas similares al resfriado.
La transmisión se da de persona a persona a través del aire, contacto directo o con superficies contaminadas. El VSR afecta con mayor frecuencia a niños entre 0-5 años, con un perfil clínico de polipnea, es decir aumento en la frecuencia respiratoria y obstrucción bronquial, radiológica de hiperinsuflación (Ocurre cuando el aire queda atrapado en los pulmones y hace que se inflen en exceso). En niños < de 2 años puede cursar con cuadros más graves por lo que podrían requerir hospitalización.
Las manifestaciones clínicas abarcan desde un resfrío simple hasta bronquiolitis o neumonías severas.
Los síntomas de infección del tracto respiratorio superior son los relacionados con rinitis, faringitis, otitis media, conjuntivitis. En la mayoría de los casos, las pruebas clínicas son la mejor forma de confirmar si existe presencia de este VSR.
Los factores de riesgo más comunes son Lactantes entre 0 y 5 años, falta de lactancia materna, vacunación incompleta, prematurez, bajo peso al nacer, desnutrición, edades menores de 3 meses, atopías, entre otros. Si hablamos de los factores que pueden ocasionar el desarrollo del Virus, relacionados con el entorno, se mencionan aspectos como el hacinamiento, el mismo invierno que golpea por estos días el territorio nacional, la contaminación domiciliaria como el tabaco y la cocina.

El diagnóstico de la enfermedad aparece cuando se registra infección causada por VRS generalmente comienza en el tracto respiratorio superior; congestión, secreción nasal y estornudos. Esta enfermedad progresa hacia el tracto respiratorio inferior, lo cual puede conducir a sibilancias (sonido silbante y chillón durante la respiración), tos, y mayor dificultad respiratoria. Vale la pena mencionar que la severidad de los síntomas de VRS puede variar ampliamente, dependiendo de la edad del paciente, comorbilidades, exposiciones ambientales, e historia de infecciones previas. En lactantes de menos de 6 semanas, los únicos síntomas pueden ser irritabilidad, disminución del apetito, fatiga, y dificultad respiratoria.
La población con mayor riesgo de contraer la enfermedad está en los recién nacidos prematuros, quienes tengan cardiopatías congénitas CHD o displasia broncopulmonar, entre otros.
El tratamiento a la enfermedad varía según el cuidado de apoyo y cuidado hospitalario. Sin embargo; los padres, cuidadores y el personal de salud deben tomar precauciones para disminuir el riesgo de contagio con enfermedades infecciosas, entre ellas las respiratorias.
En la actualidad la Fundación Colombiana para Fibrosis Quística y otras enfermedades respiratorias – FIQUIRES, apoya a 111 pacientes en todo en territorio nacional con diagnóstico de Virus Sincitial Respiratorio.

Nidia Yaneth Martínez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.